Con motivo de la tercera edición del festival Madrid es Ruido, organizado por la promotora Indypendientes y que se celebrará en la sala Moby Dick los próximos 23 y 24 de noviembre, entrevistamos a Iván, batería y programaciones, de la formación viguesa Linda Guilala.

El Madrid es Ruido, es un festival que apuesta claramente por la escena musical que une sonidos como el shoegaze, el dream pop y el noise pop. Y pensado para un público conocedor y amante de estos géneros. ¿Qué opinión os merece esta apuesta alejada del fenómeno de masas que suele ser la corriente mayoritaria en los festivales de nuestro país?

Muy valiente, noble y sincera. El festival es ya un referente a nivel europeo y también comienza a despertar interés y aceptación por parte de la comunidad nugaze norteamericana. Nos sentimos muy orgullosos de participar de ello y ver crecer el festival año tras año. Estas son el tipo de fechas que realmente nos gusta hacer y disfrutamos.

Entrevista a Linda Guilala, cartel Madrid es Ruido 2018

En esta edición del Madrid es Ruido, compartís cartel con cuatro bandas internacionales y otras tantas nacionales, de las que vosotros sois la que tiene un recorrido más extenso. Además repetís experiencia tras el mini festival Granada es Ruido del pasado mes de abril. ¿Os sentís como la punta de lanza del ruido en nuestro país?

Nos sentimos parte de una comunidad con afinidades y convergencias, no nos sentimos referente ni abanderados de nada. Creo que somos un grupo más de los muchos que están haciendo cosas en este momento en todo el mundo, tal vez tengamos un poco más de repercusión que otros y algunos factores a favor, pero tampoco nos gusta ver las cosas en clave nacional, no creemos en esas cosas. Creemos en los grupos, las canciones, los conciertos, los discos, pero no le prestamos demasiada atención a la precedencia de los mismos. Lo vemos todo como algo global en lo que lo único que sobran son las nacionalidades y las fronteras.

Para muchas bandas, es muy difícil salir de su entorno geográfico para dar conciertos más allá de tocar esporádicamente en la capital. ¿Puede ser la gran distancia que hay de punta a punta de nuestro país, la que hace económicamente inviable girar, para las bandas independientes que no alcanzan un público mainstream? ¿Os ocurre también a vosotros?

Es que es prácticamente imposible, si fuese viable los grupos mainstream estarían haciendo salas y si no las hacen por algo es. El ocio en este país ha cambiado mucho en los últimos años y para ser sincero no creo que el público de macro-festivales sea un público al que le interese la música. Creo que les interesan los eventos. Y la música y los eventos son cosas muy distintas. En parte si las salas están como están es por esto último.
Sí que es muy difícil, pero siempre existen opciones. Siempre hay alguien en algún lugar al que realmente le mola la música y que pone su cuerpo y alma en montar pequeñas fiestas y, de verdad, es donde nos sentimos a gusto, es donde siempre vale la pena volver y es donde solemos hacer nuestros mejores conciertos.

Somos un grupo de música POP independiente,
al final todo se reduce a eso

Curiosamente el pasado mes de julio tocasteis tres fechas en Inglaterra, además de hacer una sesión para la BBC Radio 6 Music. ¿Cómo os ha influido esta experiencia? ¿Cómo reaccionó el público en vuestro directo; teniendo en cuenta la cercanía que podían sentir musicalmente, pero a la vez la lejanía de vuestras canciones en castellano?

Bueno, creo que fue la cuarta vez que tocábamos en UK y sin duda fue la mejor. El concierto de Rough Trade y el Indietracks fueron muy emocionantes. No sé cómo explicarlo. Cuando estamos en UK o Alemania todo tiene sentido, tenemos una percepción de mayor naturalidad de las cosas. Nunca nos hemos sentido cuestionados por hacer letras en castellano fuera. Sonamos en un montón de sitios anglosajones como KEXP o BBC6 y nunca nos hemos planteado dejar de cantar en castellano. La gente por lo general es muy amable y cariñosa con nosotros y nos emociona que nos pregunten qué quiere decir tal letra o qué significa algo, es genial.

Volviendo al sonido, en vuestras composiciones se pueden ver rasgos de muchos estilos musicales, y eso es precisamente lo que la enriquece. Por un lado jugáis con melodías pop, muro de sonido típicamente noise y efectos shoegaze, pero a la vez con atmósferas ensoñadoras de dreampop y momentos de psicodelia. ¿Cómo definiríais vuestra música? ¿Os gustan las etiquetas, o eso es algo que tiene que ver más con los medios, para que intentemos poner algo de orden en el cajón de sastre que es la música independiente?

Somos un grupo de música POP independiente, al final todo se reduce a eso. Después está el tema de los apellidos, shoegaze, nugaze, dreampop, noisepop, indiepop, C86… Realmente todas son caras de un mismo prisma post punk. Lo de los medios es un tema aparte ya que, como sabrás, lo que hoy es una cosa mañana es otra cuando realmente siempre ha sido la misma, POP, música pop.

Vuestro mini LP, Xeristar (Elefant, 2014) supuso un paso adelante en vuestra madurez sonora con canciones como Verano o Chicas Guapas. Con vuestro segundo álbum Psiconáutica (Elefant, 2016) os confirmasteis como una de las bandas más interesantes a seguir del panorama nacional, gracias a canciones como Accidente o Monstruo. Lo último que habéis publicado han sido dos singles simplemente geniales. Primavera Negra (Elefant, 2018), para mí es sin duda una de las mejores canciones del año, con ese sonido que transporta directamente a los terrenos de Morfeo, que nada tiene que envidiar al de bandas como Beach House. ¿Personalmente sentís también ese ascenso continuo en la calidad de vuestras publicaciones?

Bueno, nosotros nos esforzamos por sentirnos a gusto con nosotros mismos. Ahora mismo estamos dándole vueltas a un montón de cosas nuevas, explorando otras caras de ese prisma del que te hablaba con anterioridad. Hay un punto en el que nos sentimos bien con un tema y es cuando lo grabamos. Sí que es cierto que el grupo cada vez llega a más gente, pero también lo es que es a base de ser nosotros mismos y eso es lo más importante.

El segundo sencillo, Mucho Mejor (Elefant, 2018) es una pieza que mezcla elementos con melodías pop, que enganchan desde el primer momento, con unos parones quizá más psicodélicos que en conjunto ofrecen una sensación totalmente orgásmica, potenciada por la letra (“Siempre necesito un poco más / siempre estoy a punto de llegar / necesito un poco más / siempre necesito un poco más / A punto de olvidar / necesito un poco más / ahh, ahhhh”) con un final abrupto. ¿Es así o es solo cosa mía?

Jejeje, sí es así. Es también una deuda pendiente que teníamos con muchas cosas motorik que nos flipan desde siempre.

¿Tras estos dos últimos singles dirías que estáis en vuestro mejor momento? ¿Qué podemos esperar de Linda Guilala en un futuro cercano? ¿Cuál va a ser vuestro próximo movimiento? ¿Quizá un tercer disco que incluya Primavera Negra y Mucho Mejor?

Pues mira, no lo sabemos. Tenemos un buen puñado de ideas y estamos trabajando en ello. Queremos ser más Linda Guilala aún y al mismo tiempo poner encima de la mesa un montón de cosas que por timidez tenemos guardadas o en desarrollo desde hace tiempo. Canciones nuevas pronto seguro, el formato no lo sabemos aún. Nos gustaría hacer algo bonito, mientras sea así nos dará lo mismo el formato o cuando lo editemos.

Ya para acabar. Para todos aquellos que puedan estar indecisos sobre acudir a veros al Madrid es Ruido, ¿cómo les animaríais? ¿Nos puedes dar una pista de cómo va a ser vuestro directo? ¿Podremos escuchar temas inéditos en los que estáis trabajando, además de lo mejor de vuestro repertorio?

Sí, esperamos poder tocar algunas canciones nuevas que todavía están en proceso de preproducción. Será interesante creo.