La banda gallega Triángulo de Amor Bizarro acaba de publicar su nuevo trabajo, de título homónimo y como siempre, editado por Mushroom Pillow. Doce nuevos temas que se mueven entre el noise, el punk y el shoegaze, creando una amalgama de sonidos excitantes pero que de nuevo nos deja momentos incomprensibles a estas alturas de su carrera.

Y es que Triángulo de Amor Bizarro son como ese jugador de la cantera del que todos hablan maravillas y está destinado a convertirse en una gran estrella. Al que sólo se le destacan sus puntos fuertes y se ocultan los aspectos a mejorar, porque estamos deseando que se convierta en lo que todos vemos que pueden llegar a ser. Pero van pasando los años, y los discos y te das cuenta de que no han terminado de despegar, que no terminan de explotar sus grandes cualidades y que no han corregido los malos hábitos, quizá por culpa de nuestro exceso de cariño, por no haberles alentado a corregirlos.

A Triángulo de Amor Bizarro hay que valorarlos ya, no como a ese canterano prometedor, sino como al grupo ya formado y asentados que son, y ahí, por mucho cariño que les tengamos, hay que reconocer que no están a la altura a la que ya deberían de estar, pese a que su último trabajo, sea el mejor de su carrera.

Musicalmente hablando, Triángulo de Amor Bizarro son seguramente la mejor banda de este país. Su sonido guitarrero, ruidoso por momentos, está perfectamente calibrado a los mandos del productor Carlos Hernández. Varían con inteligencia entre temas de corte punk con otros más atmosféricos de carencias shoegaze, dotando a su música de ricos matices que huyen tanto de la monotonía como de la repetición. La suave voz de Isabel ofrece el contrapunto perfecto para equilibrar esa efervescencia guitarrera con unas melodías dulces.

Y esa es sin duda su mejor virtud. Ahí encontramos los mejores momentos del disco. Empezando por ASMR para ti, una preciosa pieza que se mueve entre el shoegaze y el dream pop. Curiosamente en las piezas más calmadas del disco, es donde los gallegos desarrollan los mejores matices de su música. De forma similar ocurre con el sencillo Fukushima, aunque este se mueve más por elementos electrónicos, más fríos, sin tanta belleza, pero de igual resultado.

Estilo: Noise Pop.
Lo mejor: ASMR Para Ti, Fukushima, Acosadores y Folía de las apariciones.

Triángulo de Amor Bizarro - Triángulo de Amor Bizarro, reseñado por Javi Guisado, Estación Indie Rock

En contra, las canciones cantadas por Rodrigo, siempre las más punk rock, las más aceleradas, descarrilan por su interpretación vocal, siempre enfocado en potenciar una vertiente macarra, que ya queda más que suficientemente potenciada por la instrumentación, y hace que suenen sobreinterpretadas hasta una dejadez, a veces insoportable, como ocurre en Canción para la fama. Y ese ha sido siempre, sin ningún lugar a dudas, su punto a mejorar. Todo esto queda manifiesto en su último sencillo Vigilantes del espejo, que podría haber sido la mejor canción del año, si contará con una interpretación vocal más trabajada.

En cambio, el equilibrio de fuerzas entre los momentos más calmados y los más directos sí funcionan a la perfección en los otros dos cortes, que completan los mejores momentos del álbum. Por un lado, Folía de las apariciones que nos conecta con sus anteriores trabajos como El Gatopardo (Mushroom Pillow, 2018) y Salve Discordia (Mushroom Pillow, 2016). Y por el otro, Acosadores, con la colaboración de Ariadna Paniagua de Los Punsetes.

En definitiva, te gustará si te gusta las discografía previa de Triángulo de Amor Bizarro, El Columpio Asesino, La Plata o Carolina Durante. Y lo amarás si te gusta su vertiente más punk y macarra de Rodrigo.

La banda gallega Triángulo de Amor Bizarro acaba de publicar su nuevo trabajo, de título homónimo y como siempre, editado por Mushroom Pillow. Doce nuevos temas que se mueven entre el noise, el punk y el shoegaze, creando una amalgama de sonidos excitantes pero que de nuevo nos deja momentos incomprensibles a estas alturas de su carrera.

Y es que Triángulo de Amor Bizarro son como ese jugador de la cantera del que todos hablan maravillas y está destinado a convertirse en una gran estrella. Al que sólo se le destacan sus puntos fuertes y se ocultan los aspectos a mejorar, porque estamos deseando que se convierta en lo que todos vemos que pueden llegar a ser. Pero van pasando los años, y los discos y te das cuenta de que no han terminado de despegar, que no terminan de explotar sus grandes cualidades y que no han corregido los malos hábitos, quizá por culpa de nuestro exceso de cariño, por no haberles alentado a corregirlos.

A Triángulo de Amor Bizarro hay que valorarlos ya, no como a ese canterano prometedor, sino como al grupo ya formado y asentados que son, y ahí, por mucho cariño que les tengamos, hay que reconocer que no están a la altura a la que ya deberían de estar, pese a que su último trabajo, sea el mejor de su carrera.

Musicalmente hablando, Triángulo de Amor Bizarro son seguramente la mejor banda de este país. Su sonido guitarrero, ruidoso por momentos, está perfectamente calibrado a los mandos del productor Carlos Hernández. Varían con inteligencia entre temas de corte punk con otros más atmosféricos de carencias shoegaze, dotando a su música de ricos matices que huyen tanto de la monotonía como de la repetición. La suave voz de Isabel ofrece el contrapunto perfecto para equilibrar esa efervescencia guitarrera con unas melodías dulces.

Y esa es sin duda su mejor virtud. Ahí encontramos los mejores momentos del disco. Empezando por ASMR para ti, una preciosa pieza que se mueve entre el shoegaze y el dream pop. Curiosamente en las piezas más calmadas del disco, es donde los gallegos desarrollan los mejores matices de su música. De forma similar ocurre con el sencillo Fukushima, aunque este se mueve más por elementos electrónicos, más fríos, sin tanta belleza, pero de igual resultado.

En contra, las canciones cantadas por Rodrigo, siempre las más punk rock, las más aceleradas, descarrilan por su interpretación vocal, siempre enfocado en potenciar una vertiente macarra, que ya queda más que suficientemente potenciada por la instrumentación, y hace que suenen sobreinterpretadas hasta una dejadez, a veces insoportable, como ocurre en Canción para la fama. Y ese ha sido siempre, sin ningún lugar a dudas, su punto a mejorar. Todo esto queda manifiesto en su último sencillo Vigilantes del espejo, que podría haber sido la mejor canción del año, si contará con una interpretación vocal más trabajada.

En cambio, el equilibrio de fuerzas entre los momentos más calmados y los más directos sí funcionan a la perfección en los otros dos cortes, que completan los mejores momentos del álbum. Por un lado, Folía de las apariciones que nos conecta con sus anteriores trabajos como El Gatopardo (Mushroom Pillow, 2018) y Salve Discordia (Mushroom Pillow, 2016). Y por el otro, Acosadores, con la colaboración de Ariadna Paniagua de Los Punsetes.

En definitiva, te gustará si te gusta las discografía previa de Triángulo de Amor Bizarro, El Columpio Asesino, La Plata o Carolina Durante. Y lo amarás si te gusta su vertiente más punk y macarra de Rodrigo.

Triángulo de Amor Bizarro - Triángulo de Amor Bizarro, reseñado por Javi Guisado, Estación Indie Rock

Estilo: Noise Pop.
Lo mejor: ASMR Para Ti, Fukushima, Acosadores y Folía de las apariciones.

Estilo: Noise Pop.
Lo mejor: ASMR Para Ti, Fukushima, Acosadores y Folía de las apariciones.

Triángulo de Amor Bizarro - Triángulo de Amor Bizarro, reseñado por Javi Guisado, Estación Indie Rock