Ya hay una generación entera que no sabe que los felices años noventa duraron algo más de una década. También desconocen que finalizaron de forma abrupta y de modo inesperado cuando dos aviones de United Airlines hicieron colapsar el siglo XX y dieron comienzo a la nueva era. La pretensión de estas líneas que escribimos, no es explicar a la generación de los dedos hábiles y la cabeza gacha hacia el teléfono que, como decía la canción, “cualquier tiempo pasado nos parece mejor”. Pero así somos los que vivimos aquel tiempo, los que tenemos treinta y muchos, cuarenta y todos o cincuenta y alguno y que, seguimos anclados en los noventa.

En aquellos tiempos, vivimos el proceso de como lo indie se convertía en mainstream y, no sólo en la música. En la literatura, autores como Irvine Welsh o Nick Hornby se convertían en grandes ídolos de la juventud y sus novelas, en cine. Ese es el caso de Juliet, desnuda séptima novela de Hornby (Anagrama, 2010 en España) que fue llevada a la gran pantalla por Jesse Peretz (uno de los directores de la adaptación de 2020 de la novela del propio Hornby, High Fidelity).

En ella, Annie interpretado por Rose Byrne (Sunshine, 28 semanas después) y Duncan interpretado por Chris O’Dowd (Radio encubierta, Molly’s Game) son un matrimonio que rondan los cuarenta años y parecen aburridos el uno del otro. Duncan vive obsesionado con Tucker Crowe un cantautor indie de los noventa que tras un pequeño éxito titulado “Juliet” decidió abandonar la música, quedando en el olvido de todos excepto de un centenar de fans que lo veneran con pasión. Estos seguidores tienen un club por internet en el que fantasean con el retorno de Tucker Crowe. En cierta ocasión Duncan recibe un CD enviado por la discográfica titulado Juliet, desnuda y que no es más que las demos del álbum que veneran, en ellas se puede oír las canciones sin arreglos que para Duncan son mejores que el original.

Ethan Hawke

Su esposa, Annie. Cansada ya de todo lo relacionado con el cantautor, escribe una reseña crítica con la música del solista para desfogarse, será entonces cuando el propio Tucker Crowe al que interpreta Ethan Hawke (Gattaca, Boyhood) se pondrá en contacto con ella, para decirle que tiene toda la razón. Email tras email, ambos comienzan a tener una amistad que Annie guardará en secreto y a espaldas de su marido. En paralelo Duncan le es infiel y su matrimonio se rompe. Ese es el momento en el que Annie y Tucker Crowe deciden conocerse en persona.

Película amable, simpática y nostálgica como son todas las adaptaciones de las obras de Nick Hornby y que refleja de forma acertada el sentimiento de los que en un abrir y cerrar de ojos, y sin cambiar en nuestros gustos musicales, cinematográficos, sin variar nuestra forma de vestir y los libros que leemos, nos hemos dado cuenta que ya han pasado más de veinte años de aquel mundo que nos gusta recordar.